7 de octubre de 2015

¿Correr o caminar?

Cuestión de gustos.

Aunque los más entrenados suelen preferir el running, para iniciarse no hay nada mejor que ponerse a caminar. Lo importante es hacerlo de forma saludable, evitando riesgos y disfrutando del momento.


Correr y caminar son las formas más económicas y saludables para mantenerse en forma; además adaptando tiempos e intensidad, son actividades que están al alcance de todo el mundo, sea cual sea su edad o condición.

Este tipo de ejercicios cardiovasculares aportan muchos beneficios para la salud y además, son excelentes para perder peso. A la hora de iniciarse hay que hacerlo con criterio y sin prisas.

Si no tienes hábito de correr empieza por caminar e incrementa primero la duración y poco a poco la velocidad. Tu metabolismo se irá acelerando y quemarás más calorías. Procura que tu objetivo final esté en conseguir hacer ejercicio tres días por semana entre 45-60 minutos diarios, dependiendo de la actividad.

No olvides hidratarte. Durante la práctica deportiva se pierden sales minerales a través del sudor. Es importante beber líquidos para reponerlos, reducir la deshidratación y evitar calambres musculares.

Escoge una zapatillas adecuadas a tus necesidades, flexibles y con buena amortiguación. Evitarás lesiones y tus rodillas te lo agradecerán.

Si te gusta la música, no te prives de escucharla en los momentos de actividad. Es más entretenido, según dicen los expertos, estimula la resistencia.

Cuando acabes tu sesión no pares en seco; disminuye el ritmo poco a poco hasta que los latidos de tu corazón recuperen su frecuencia normal.
Realiza estiramientos antes y después de cada sesión  Es básico para evitar lesiones.

Vale la pena ponerse en marcha!! ¿Te animas?



No hay comentarios:

Publicar un comentario