17 de marzo de 2014

La Actitud lo es Todo

La Actitud lo es Todo
por Jim Rohn

El proceso de cambio en el ser humano comienza en nuestro interior
Todos poseemos un inmenso potencial. Todos esperamos que nuestro esfuerzo nos brinde los buenos resultados que deseamos. La mayoría de nosotros estamos dispuestos a pagar el precio necesario para alcanzar el éxito y la felicidad.

En cada uno de nosotros reside la capacidad de poner en marcha nuestro personal potencial humano, y lograr el resultado deseado. Pero lo que determinará el nivel de nuestro potencial, la intensidad de nuestra actividad y anunciará la calidad del resultado es nuestra actitud.

La ACTITUD determina de cuanto futuro se nos permitirá disfrutar. Define la grandeza de nuestros sueños e influye en nuestra determinación a la hora de afrontar nuevos retos. Nadie en el mundo salvo nosotros mismos tiene el poder de manejar nuestra actitud. Los demás pueden influir en ella transmitiéndonos hábitos intelectuales deficientes, desinformación involuntaria, o siendo fuentes negativas de influencia, pero nadie puede controlar nuestra actitud a menos que sea con nuestro consentimiento.

Nadie "nos pone furiosos". Nosotros mismos nos ponemos furiosos cuando permitimos que otros controlen nuestra actitud. Lo que cualquier otra persona pueda haber hecho no tiene importancia. Nosotros elegimos, no ellos. Ellos sólo ponen a prueba nuestra actitud. Inclinarnos por una actitud inestable nos hará parecer hostiles, con mal genio, celosos o suspicaces, y entonces habremos suspendido la prueba. Si nos condenamos a nosotros mismos pensando que no merecemos la pena, también habremos fracasado.

Si creemos en nosotros mismos, entonces debemos aceptar toda la responsabilidad de nuestros propios sentimientos. Debemos aprender a estar en guardia contra aquellos que pueden conducirnos hacia el camino equivocado y reforzar los que inequívocamente nos guían hacia un futuro mejor.

Si queremos lograr la recompensa que el futuro nos reserva, debemos entonces ejecutar la elección más importante que se nos ha dado como parte de la raza humana, conservando el control total sobre nuestra actitud. Nuestra actitud es un activo, un tesoro de gran valor; que debemos proteger como se merece. Desconfiad de los bárbaros y ladrones que se esconden entre nosotros y que pretenden destruir o robarnos nuestra actitud positiva.

Poseer la actitud adecuada es imprescindible para alcanzar el éxito .La combinación entre una filosofia personal sólida y una actitud positiva hacia nosotros mismos y hacia el mundo que nos rodea, nos proporcionará la fuerza interior y la resolución necesarias que acabarán extendiéndose a todas las demás áreas de nuestra existencia.

Revista Forever Living
 


                                                        

No hay comentarios:

Publicar un comentario